Solo cuando el hombre reconoce que no es nada , es recién que empieza a ser algo en las manos de Dios.